Primero de todo, lo confesaré: soy lector asíduo de un blog llamado Oye Deb! (que os recomiendo mucho que visitéis) y esta entrada surgió, en parte, de allí y, en parte, de una conversación sobre blogging y marca personal con Elva Lombardía (ilustradora que nos ha hecho todo el artwork del disco a los Stinson).

Si tienes un blog, y lo que quieres es conseguir crear una pequeña comunidad de gente que te lea, comente, y entre todos consigáis crecer y aprender, sabrás que conseguirlo es todo un arte. Y muy complejo!

En uno de los comentarios a una entrada de Oye Deb! preguntaban cuánto tiempo se tardaba en “despegar” y cada cuánto había que publicar. Contesté… y la respuesta era casi más larga que el post de Deb! (me pasé :S).

En realidad, en despegar se tarda un tiempo intederminado. (aplausos)

Ahora en serio, “despegar” depende mucho de la difusión, promoción, de qué trate el blog, qué ofrezcas, lo diferente que seas del resto de blogs que hay…

Para mi, y destaco el hecho de que es una sensación personal, hay 4 etapas básicas:

1. Crear el blog y empezar a crear CONTENIDO. La frase típica (y real) es que el contenido es el rey. En realidad, la importancia de este punto radica en que, si te visita una persona cuando sólo tienes una entrada, todavía no verá de qué va el blog, cómo escribes, temas de interés… Si tienes 3 o 4 entradas, sí que conseguirá tener una idea general del blog y podrá decidir si le gusta o no. En el segundo punto tendrás gente que le interesa, en el primero tendrás gente que más o menos le interesa pero no podrás “retenerlos”.

2. Cuando tengas varias entradas (y la gente que te descubra ya pueda ver por dónde vas, de qué va el blog, qué explicas, cómo lo explicas y se pueda sentir identificada) empieza a hacer difusión. Aquí es donde entran Twitter, Facebook, otros blogs, foros, LinkedIn, ir a reuniones… Tenemos que ver dónde hay más movimiento en nuestro sector (no es lo mismo un blog sobre secretariado muy centrado en este ámbito que un blog sobre libros o un blog sobre cosas handmade) y empezar a trabajar en ese canal. Normalmente, cada red social tiene su ámbito: facebook es más para hobbies, twitter es para hobbies más “serios” o que aspiran a algo más, y LinkedIn es profesional exclusivamente. Hay que saber “jugar” con ellas.

3. Interactúa con tus lectores. Humaniza tu blog. Un blog cobra poder cuando se consigue crear una comunidad a su alrededor. Acaba los posts con una pregunta que invite a comentar, responde a los comentarios que te dejen para afianzar estos lectores…

4. Seguir aportando sin repetirse. Volvemos al punto 1: el contenido es el rey. Sólo conseguirás crear comunidades si cada post que hagas permite que tus lectores aprendan algo, adquieran un nuevo punto de vista o, simplemente, les aportes algo (puede ser una historia que invite a reflexionar, pero debe ser alguna cosa positiva para ellos).

Por ptra parte, para mi, es IMPRESCINDIBLE compaginar el blog con redes sociales y colaborar/participar con otros blogs. Con esto lo que consigues es crear una marca personal que permita que, cuando busquen sobre ti gracias a todo lo que aportas en versión reducida (twits, facebook, cometarios…), tengan el blog como referencia.

Si os apetece leer cosas más “técnicas”, os invito a que leáis http://www.marketingguerrilla.es MUY interesante, ameno y fácil de leer.

Otro punto crítico a la hora de crear un blog suele ser la frecuencia de las entradas. Piensa que, al tener un blog, adquieres un compromiso con tus lectores. Si publicas cada día, es una esclavitud muy importante, pero conseguirás crear una rutina en tus lectores más fácilmente y tener repercusión con mucha más facilidad. Si publicas una vez a la semana, tienes que hacer mucho más esfuerzo en conseguir que la gente te lea cada lunes o cada día que publicas. Valora el esfuerzo que te supone conseguir el contenido y crear las entradas y valora el tiempo necesario (añade un margen de error para cuando tengas imprevistos o simplemente no encuentres la inspiración necesaria para redactar tu entrada). Pero, sobretodo, se consciente que la fecha de publicación es un compromiso con tus lectores, es un pacto: “todos los martes a primera hora estaré ahí para acompañarte mientras tomas el café”. Si faltas un día, te echarán de menos. Si faltas dos, tendrás que recuperarlos.

Otro día hablaremos de cómo utilizar las redes sociales para promocionar tu blog sin hacer SPAM.

Vosotros cómo empezásteis con el blog? Teníais una odea de comp avanzar?

Anuncios