Hace varios meses (casi un año!) os hablaba de la creatividad y de cómo se aplica en el márketing con el caso del outbound/indbound marketing.

En realidad la creatividad no es un don que se tiene o no se tiene. Es algo mucho más normal de lo que solemos imaginarnos o lo que a veces nos pinta el entorno.

Como decía en el post de creatividad que mencionaba antes, he debatido muchas veces con Elva Lombardía (cuyo blog os recomiendo muy mucho) sobre los dones y el arte: si se tienen, se potencian o se crean. Con la creatividad podríamos pasarnos las mismas horas debatiendo, creo. O puede que más.

La creatividad, según queda definida en la Wikipedia (sí, es que la definición creo que es mucho más completa que la de la RAE) es:

La creatividad, pensamiento original, imaginación constructiva, pensamiento divergente o pensamiento creativo, es la generación de nuevas ideas o conceptos, o de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales.

Para poderla desarrollar hay muchas técnicas, pero quiero poner cuatro técnicas que conozco, he usado, y que permiten desarrollarla, potenciarla y multiplicarla tanto individualmente como en grupo:

  • Cambio de contexto. Tal como decía en el post anterior, si cambiamos técnicas de contexto, podemos descubrir nuevas formas de trabajar, nuevas ideas o nuevas propuestas que nos lleguen al tener que adaptar los dos contextos. Mencionaba en mayo las técnicas que utiliza el Barça mezclando formas de trabajar del basket, balonmano… y que le permiten jugar diferente.
  • Brainstorming. Esta es muy conocida, y suele ser más efectiva en grupo (siempre y cuando el grupo esté acostumbrado a pensar en equipo o tengan claro el objetivo). Consiste en empezar a decir todo lo que se nos pase por la cabeza relacionado con el mismo objetivo. Pasa como con las tormentas: al principio van saliendo ideas lentamente, luego hay un momento de explosión de ideas y luego pasa la nube y se acaba la tormenta. Pero ha dejado, normalmente, material suficiente para crear mucho contenido.
  • Romper la zona de confort. Esta técnica me la explicó el productor con el que grabé el primer disco de un grupo en el que estaba antes. Él, por su trabajo, está en continuo contacto con músicos, cantantes, discográficas, empresas de publicidad, y debe poder crear material de calidad que pueda aportar contenido a las canciones con las que trabaja sin ser repetitivo (no aportaría nada musicalmente, y él caería en un estancamiento mental peligroso como músico), con lo que, para forzarse a crear cosas nuevas cuando está más denso o siente que no consigue crear cosas nuevas, afina diferente la guitarra. De esta forma tendrá que tocar acordes diferentes a los de siempre.
  • Rutina. Esta la he estado usando durante el último año y pico. Una de las cosas que me gustaría poder hacer es tener mi propia empresa, poder aportar algo al sector empresarial (con algo me refiero a empresa). Pero, como cualquier empresario o emprendedor sabrá, no es una cosa que salga de un día para otro. Me propuse tener, cada mes, una idea para mejorar mi entorno. Tanto en el trabajo, como ideas de negocio… lo que fuera! Y desarrollar la idea un poco. De esta forma, planteándome cada día lo que me rodea, buscando las posibilidades de negocio, buscando qué es lo que busca la gente, qué es lo que sobra, qué es lo que funciona y qué es lo que cae en el olvido he conseguido cumplir más o menos mi objetivo. He tenido algunas ideas que poco después he visto que se habían llevado a cabo y estaban recibiendo inversión y publicidad, algunas eran negocios imposibles… pero me ha permitido ver las cosas de otra forma y buscar siempre algo más en lo que hago.

Tú qué haces para crear cosas desde cero?

Anuncios